Alternativas ecosustentables para sustituir el plástico

De acuerdo con el informe “Estado del plástico 2018”, de ONU Ambiente, alrededor de 13 millones de toneladas de plástico son vertidas en los océanos por año. Si esta situación se sostiene, se estima que el océano albergará cerca de 12 mil millones de toneladas de desechos plásticos para el año 2050. Esto significa que habrá más cantidad de plástico que de peces en el mar. Por lo que la producción, el consumo y la gestión de residuos de este material se ha convertido en un gravísimo problema ecológico a nivel planetario.

Dolores Barrientos, representante en México del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), señaló que en nuestro país se generan diariamente alrededor de 102 mil toneladas de basura. De esa cantidad, alrededor de 10 mil 350 toneladas corresponden a residuos plásticos. Y aunque se han redoblado los esfuerzos por recuperar este material para reciclaje, cada año siguen llegando al mar medio millón de toneladas de basura plástica (fuente: Boletín N°. 5680 de la Cámara de Diputados).

Por esta razón los legisladores de Jalisco promovieron y aprobaron reformas a la Ley Estatal del Equilibrio Ecológico y de Protección al Ambiente, así como a la Ley de Gestión Integral de Residuos, en las cuales se prohibió el uso de objetos elaborados con plástico. Así pues, a partir del 1 de enero del 2019, popotes, bolsas y recipientes de unicel desaparecerán paulatinamente de los establecimientos y supermercados del estado. En Solo Ofertas nos sumamos a la tarea de reducir el consumo de plásticos y te traemos algunas alternativas ecológicas que puedes incluir en tu rutina.

Rechaza las bolsas de plástico

Cuando surtas tu despensa o vayas a las tiendas, siempre lleva contigo una bolsa reutilizable. Puede ser de tela, rafia, yute, tejida o la clásica bolsa de malla que usaban las madres de antaño para ir al mandado. Una cesta, una mochila o un carrito también son excelentes opciones. Y si tienes creatividad y talento para las manualidades, hasta puedes reciclar alguna camiseta convirtiéndola en tu nueva bolsa de compra.

En el caso de las bolsas que utilizas para llevar las frutas y verduras, sustitúyelas con prácticos y económicos “costalitos” de malla, que te permitirán almacenar tus víveres fácilmente y conservarlos más frescos y sin contaminar.


¡Adiós a los vasos y las botellas desechables!

Una gran parte de la producción mundial de plásticos corresponde a recipientes desechables para líquidos: Según informes de GreenPeace, se fabrican 500 mil millones de botellas de plástico de un solo uso al año. En México, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México (Semarnat) ha calculado que, anualmente, se producen 9 mil millones de botellas de plástico PET en nuestro país. Un porcentaje importante de estos envases no se reciclará y terminará en los mares.

Si quieres contribuir a que el consumo de este tipo de envases disminuya, acostumbra llevar contigo tu propia cantimplora o botellón de agua. En la oficina, ten tu taza o termo para tu café matutino. Además prefiere los productos retornables. ¡Y depídete de los vasos y botellas de un solo uso!

 


¡No más popotes!

Al menos no más popotes de los usuales. ¿Sabías que la Semarnat estima que en nuestro país se desechan al año 49 mil 700 toneladas de plástico proveniente de popotes? Es urgente que pare su consumo. Ahora existen alternativas ecológicas con las que puedes reemplazar estos utensilios de plástico. Por ejemplo, los popotes fabricados con bambú, arroz, papel de grado alimenticio, semilla de aguacate o acero inoxidable. Lo mismo aplica para batidores, cubiertos  y platos desechables.

 


Cambia a la cosmética sólida o de empaques ecosustentables

Una clase de botellas plásticas que más se desecha es la utilizada en la industria cosmética. Por ejemplo, cada año se tiran 552 millones de botellas de champú. ¡Y solo de champú! Imagina a cuánto asciende la suma si se incluyen el resto de envases que se arrojan a la basura a diario.

En la actualidad, existen algunas empresas que ofrecen a los consumidores productos cosméticos y de higiene personal en barra sin embalaje plástico, tales como: champús, cremas, jabones, desodorantes, sales de baño, mascarillas, desmaquillantes, exfoliantes, pasta dental sólida, entre otros.

Para aquellos artículos que requieren empaque, adquiere aquellas presentaciones que utilicen tarros con opción a ser rellenables, o bien, que estén hechos con materiales biodegradables y reciclables. Por ejemplo, en el mercado encuentras cosméticos envasados en tubos y frascos de bambú, cartón, cristal y aluminio.

 

 

Consume a granel

Los paquetes individuales de plástico son otros de los residuos que contaminan más el ambiente. Para reducir la cantidad de este tipo de basura, el primer paso es retomar la compra a granel. Puedes empezar comprando cereales, semillas, especias y productos de limpieza. Para ello, acude a las tiendas de abarrotes de mayoreo o directamente con pequeños productores de tu localidad. No olvides llevar tus propios recipientes (si son reciclados, mucho mejor) para fomentar un consumo responsable y sin desperdicios.

 

 

Con estas acciones y cambios simples pero significativos en tus hábitos de consumo sumarás tu aportación al cuidado del planeta. Cuéntanos tu experiencia en nuestro Facebook: ¿Qué haces en casa para reducir la cantidad de plástico? ¿Pones en práctica alguna otra medida para dicho fin? Participa, nos encantará leer tus comentarios.