Emprendimiento: Consejos para consolidar tu proyecto

En años recientes, el emprendimiento se ha convertido en una de las mayores apuestas para enfrentar los altos índices de desempleo que truncan el desarrollo económico de nuestro país. De acuerdo con Global Entrepreneurship Monitor, el 49 % de la población mexicana tiene inquietud por abrir su propio negocio. Sin embargo, pese a los esfuerzos de los empresarios en ciernes,  el 60 % de los emprendimientos no sobreviven su primer año de operaciones. Esta situación se debe a una deficiente planeación del negocio y un análisis incompleto de mercado.

En Solo Ofertas, apoyamos a las empresas para que alcancen estabilidad, crecimiento y la preferencia del consumidor. Por eso, si estás pensando en emprender, queremos darte las siguientes pautas para que tu proyecto empresarial tenga éxito.

Define tu idea de negocio

Toda actividad emprendedora surge de una idea de negocio. A su vez, la idea de negocio surge de tus intereses, tus pasiones, tus conocimientos y las necesidades que has detectado en tu mercado. Emplea tu creatividad para encontrar una solución a esas necesidades y convierte esa solución en tu oferta a tal demanda. Investiga las opciones existentes en tu sector. Analiza a tu competencia y determina la causa de su éxito. Detecta qué aspecto puede diferenciar a tu producto o servicio del resto e innova partiendo desde lo que tienes para dar. Recuerda: la idea debe tener un potencial real para que tu negocio sea rentable.

Tu idea de negocio debe ser creativa, pero realista. Lo importante es que tenga potencial para cubrir una necesidad en el mercado. Imagen: mego-studio

Elabora un plan de negocio

Un plan de negocio es un documento que te permite puntualizar los aspectos claves de tu negocio y mantener el enfoque. ¿Qué debes incluir él? Anota las metas y objetivos de tu empresa a corto, mediano y largo plazo. Deben ser concretos y claros. Una vez que determines a dónde quieres llegar con tu proyecto, desarrolla las estrategias y las acciones concretas para alcanzar esas metas y objetivos. Además, establece la estructura de tu organización, el presupuesto necesario para comenzar operaciones y el análisis FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas) de tu compañía. No olvides revisar los progresos de tu empresa y actualizar tu plan de negocio al menos cada seis meses.

Un plan de negocios bien estructurado te permitirá acceder a inversiones, créditos y fondos para emprendimientos. Imagen: Snowing.

Identifica a tus clientes, conócelos y crea valor agregado que les sea atractivo

Para que tu proyecto de emprendimiento funcione, necesitas saber quiénes serán tus clientes. Qué necesidades, expectativas y patrones de consumo tienen con respecto a lo que vendes. Saber esta información te será útil para delimitar el segmento al que vas a dirigirte.

Por otra parte, explica clara y honestamente a tus consumidores las ventajas y alcances de tu producto o servicio. Brinda atención personalizada e individualiza tus propuestas. Enfócate en tus clientes, no en las ventas. Sé receptivo hacia sus comentarios y preocúpate genuinamente por resolver sus problemas. Mostrarte cercano a ellos es vital para crear una comunidad sólida que respalde a tu marca con su compra.

Crea un registro con los datos de tus clientes. Esto te permitirá conocerlos mejor y establecer el perfil del consumidor ideal para tu negocio.

Fortalece tu networking con alianzas estratégicas

Una de las estrategias más efectivas para incrementar la presencia y acelerar el crecimiento de tu proyecto es la colaboración con otros emprendedores y trabajadores independientes. Crea una simbiosis con otros emprendimientos. Realiza intercambios con los que ambas partes ganen. Participa en exposiciones, ferias, conferencias, seminarios y redes de negocios donde puedas conocer nuevos contactos, los cuales eventualmente se conviertan en inversionistas, socios, distribuidores, clientes o proveedores de tu compañía.

Establecer conexiones con otros emprendedores traerá para tu empresa nuevas oportunidades, ideas y recomendaciones a las que puedes sacarles provecho. Imagen: Ipopba.

Busca asesoría y capacítate

Manejar un negocio es una tarea ardua y multidisciplinaria que te exigirá la mayor preparación posible. Entre más aprendas sobre administración y finanzas, técnicas de venta, liderazgo, mercadotecnia, propiedad industrial, opciones de financiamiento, etc. tendrás más herramientas para desarrollar tu trabajo. Busca bibliografía especializada en negocios. Acércate a las cámaras de comercio o a la instituciones de gobierno como la Secretaría de Economía y la Secretaría del Trabajo. Ahí pondrán orientarte sobre los cursos, talleres y programas de apoyo al emprendedor.

Al capacitarte constantemente generarás habilidades prácticas para desarrollar con eficiencia las actividades productivas de tu emprendimiento. Imagen: whyframestudio.

 

Atiende los aspectos integrales de tu empresa

Nunca descuides los aspectos legales, administrativos y mercadológicos. Invierte el tiempo y los recursos financieros necesarios para que estos ámbitos queden bien establecidos desde el principio. Contrata asesores especializados en cada área para facilitarte la tarea de fijar los criterios con los que trabajará tu empresa. Siempre contempla esta inversión al momento de hacer tu presupuesto.

La contabilidad, la mercadotecnia y el departamento legal son indispensables para consolidar un emprendimiento exitoso. No pases por alto estas áreas de tu empresa. Imagen: Mangostar.

Estos son los puntos básicos que debes considerar en la etapa de planeación de tu emprendimiento. Esperamos que contemplarlos te resulte de provecho. Si tienes dudas,  obstáculos o bloqueos que quieras compartir con nosotros, no dudes en dejarnos un comentario en nuestro Facebook oficial.