Guía Solo Ofertas para compras inteligentes

Comprar es una de las actividades que más realizas día a día e influye en tu estilo de vida. Durante tu jornada, te detienes en centros comerciales, mercados, pequeños locales de tu colonia, puestos ambulantes y toda clase de establecimientos para llevar a casa las cosas que necesitas. A veces, te dejas seducir por artículos que no son indispensables, sino antojos del momento. Pero a la larga, si te excedes comprando sin planificación afectarás tus finanzas. Por este motivo, es importante que implementes estrategias para hacer compras inteligentes.

Pero, ¿qué es una compra inteligente? Es aquella en la que existe una óptima relación entre calidad, precio, utilidad y satisfacción que un producto o servicio adquirido deja en el comprador. Como expertos en informar al consumidor dónde encuentra las mejores opciones de compra, en Solo Ofertas, compartimos contigo esta guía para que consumas inteligentemente y cuides tu economía.

Prioriza tus compras y elabora un presupuesto

Probablemente tienes una lista enorme de compras pendientes. Pero acéptalo: es imposible que adquieras todo en una sola quincena. Así que deberás organizarte: Primero, haz un balance entre tus ingresos y tus gastos más urgentes. Después, asigna un presupuesto a aquellos bienes o servicios que cubran tus necesidades inmediatas. Enlista estos de acuerdo a su orden de importancia y cómpralos siguiendo esa jerarquía. Sé pragmático, ignora las tentaciones hasta asegurar tus prioridades.

¡Di adiós a las compras impulsivas con una lista!

Investiga y lee las valoraciones de otros compradores

Infórmate ampliamente sobre el artículo que buscas. Presta mucha atención a los siguientes aspectos: características básicas y especificaciones técnicas, utilidad, durabilidad, fabricantes y procesos de producción, sustentabilidad y repercusiones sociales de la mercancía y el servicio.

Consulta medios informativos especializados en la protección del consumidor en busca de análisis objetivos y recomendaciones. En Internet, lee las reseñas que otros consumidores han dejado sobre el producto. Toma nota de los pros y los contras que los usuarios han comentado.

Antes de comprar, lee las reseñas de un producto para saber si funciona y es lo que necesitas.

Cotiza, analiza y compara

Date el tiempo de pedir cotizaciones en varias tiendas, pues de una a otra los costos varían. También analiza con detenimiento el precio, la garantía, el servicio, los puntos de venta, las formas de pago y las promociones que cada comercio tiene. Compara qué te ofrece cada lugar y elige la opción que mayor provecho de ofrezca. Sé racional: no idealices un producto solo por su marca o por el lugar donde lo adquiriste. Que tus mayores motivaciones para elegirlo sean su calidad y funcionalidad.

Comparar es una de tus mayores facultades como consumidor.

Restringe el uso del crédito como tu forma de pago

Cuando vayas de compras, trata de limitar tus pagos a efectivo. Esto te permitirá controlar tu consumo impulsivo. Reserva el uso del crédito para adquisiciones importantes o en las que exista un beneficio puntual como algún programa de recompensas o descuentos. Por ejemplo, es recomendable utilizarlo para comprar electrónicos, reservar paquetes turísticos, acceder a la preventa de boletos para espectáculos o enfrentar emergencias. Además, no olvides medirte en las compras a meses sin intereses. En esos casos, más allá de las rebajas, fíjate en plazos, condiciones y Costo Anual Total.

Usa el crédito para compras verdaderamente importantes o emergencias.

Busca ofertas, descuentos y promociones

Controla tu deseo de correr a las tiendas en cuanto ves algo de tu interés. Sé paciente y espera la temporada de rebajas. Combina ofertas si es posible. Prefiere los descuentos sobre las promociones, pues implican un menor costo reflejado al instante y sin el condicionamiento de la compra de determinadas unidades. También guarda cupones y consulta medios publicitarios confiables en los que se publiquen verdaderas promociones y se respalde al consumidor.

Al buscar ofertas, sé prudente y analiza si existe una rebaja significativa en el precio del artículo.

Con esta guía básica mejorarás tus hábitos de consumo y conseguirás mayor satisfacción con tus futuras compras. Recuerda: no solo se trata de tomar el producto más barato, sino de conseguir el más conveniente; esto es el que resuelva tu necesidad, sea costeable para ti, te sea redituable de alguna manera, mantenga una relación proporcional entre calidad y precio, y valga más la pena frente a la opción de ahorrar el dinero invertido en él.

Comparte tu opinión como consumidor en nuestro Facebook: ¿Qué aspectos consideras al momento de comprar? ¿Has adquirido algo solo por su marca y te has arrepentido? ¿Cuál consideras que ha sido tu compra más inteligente y cuál la más impulsiva? ¡Esperamos leer tus comentarios!