Consejos para elegir productos de cuidado personal

En tu carrito de compras seguramente no faltan artículos para consentirte como cremas, champús, acondicionadores, jabones, bálsamos labiales y tratamientos de belleza. El dinero que destinas a estos productos representa una buena parte de tu presupuesto, por lo que esperas que te brinden óptimos resultados por cada peso invertido en ellos. En Solo Ofertas, te damos consejos para elegirlos con mayor calidad y que aproveches al máximo sus beneficios.

 

Conoce tu tipo de piel

Al comprar tus cremas, limpiadores faciales o mascarillas, guíate por las necesidades de tu tipo de piel y de tu edad. Utilizar los que no son adecuados para ti solo dañará tu epidermis. Acude con tu dermatólogo para que te evalúe con una prueba cutánea y te oriente sobre las características y los cuidados específicos que requiere tu piel dependiendo de si se clasifica como normal (eudérmica), seca, grasa o mixta, así como de acuerdo con su grado de sensibilidad.

 

Lee las etiquetas

En ocasiones las marcas aseguran que su “cosmético maravilla” no contiene elementos sintéticos o perjudiciales. Sin embargo, dicha afirmación podría resultar falsa. Leer las etiquetas te otorga gran poder como consumidor. Así sabrás con qué fabrican los productos que usas diariamente y no te embaucarán.

 

 

Presta atención a los nombres de los ingredientes y al orden en el que se enlistan: su posición se relaciona con un mayor porcentaje empleado en la fórmula. Comúnmente los ingredientes que aparecen primero son agua, alcohol y aceite mineral. En cantidades excesivas, estos dos últimos provocan afectaciones en la piel y el cabello: El alcohol, causa resequedad. Como todo derivado del petróleo, el aceite mineral evita que se absorban los extractos naturales de plantas con los que están “enriquecidos” algunos productos de belleza. Un despropósito total, ¿verdad?

 

Prefiere productos hechos con ingredientes naturales

La mayoría de productos de belleza contienen en abundancia silicones y otros derivados del petróleo. Estos elementos se usan en cosmética porque suavizan temporalmente, tienen buena consistencia y son baratos. Sin embargo, no reparan a profundidad. En cambio, dejan una capa de residuos que impide que el agua penetre la piel o el cabello, por lo que a largo plazo los deshidratan. Por eso, prefiere los cosméticos que están hechos con aceites, extractos y mantecas vegetales, en lugar de los fabricados con aceite mineral, alcohol, sulfatos, sales, parabenos y siliconas. Identifica a los parabenos con las siguientes terminaciones: –paraben, -parabeno, -parabens. Las siliconas son identificables por sufijos como: -cone, -cona, -xane, -xano.

 

 

Revisa la fecha de caducidad

Los cosméticos tienen un PAO (Period After Opening) o periodo después de apertura prolongado: por lo general entre 6 y 24 meses, según los ingredientes de su fórmula. Sin embargo, antes de aplicarte cualquier afeite, verifica en el envase la fecha de caducidad. No uses el producto si presenta alteraciones en la consistencia, el color o el aroma, pues te puede provocar irritaciones o alergias.

 

Busca marcas locales, libres de crueldad animal y de fabricación artesanal

Apoyar a las empresas cosméticas locales, cuyas prácticas son ecológicas y artesanales, significa fomentar el consumo responsable, informado y sustentable. Comprar su mercancía no solo contribuye a tu belleza física (porque en la mayoría de los casos utilizan insumos que sí protegen, humectan y reparan), sino también a la activación económica de los pequeños productores de tu región, al cuidado del medio ambiente y a tu empoderamiento como consumidor frente a aquellas marcas que privilegian sus ganancias sobre tu bienestar. Si te interesa probar un alternativa viable a los productos tradicionales, cambia paulatinamente al uso de biocosméticos. Comienza con el champú, el jabón de tocador y las cremas humectantes.

 

Ten en mente los consejos anteriores al momento de realizar tus siguientes compras. Cuéntanos en nuestro Facebook cuál fue tu experiencia: ¿Qué encontraste al leer las etiquetas de tus cremas, lociones y champú?, ¿Cambiaste tus productos de cuidado personal?, ¿Descubriste alguna marca que llenara tus expectativas?, ¿Tienes alguna recomendación para elegir estos  artículos? ¡Nos encantará leer tus comentarios!