Moda sostenible: Ropa ecológica y ética

Moda sostenible… ¿has escuchado este concepto? Si no te parece familiar, en Solo Ofertas te contamos qué es y cómo puedes llevar a cabo sus postulados para contribuir al cuidado del medio ambiente y al bienestar social.

La moda sostenible involucra la producción y el consumo responsable, ecológico y ético de prendas de vestir. Se trata de causar el menor impacto ambiental y social al crear y consumir ropa. Y es que la industria textil y de la moda es la segunda más contaminante del mundo. Es la responsable del 20 % de las sustancias tóxicas que se vierten en los ríos. Además, emite el 10 % de dióxido de carbono a nivel mundial y es una de las que consumen más recursos naturales, como el agua, pues la fabricación de una prenda requiere muchos litros de este líquido. Por si lo anterior fuera poco, miles de toneladas de ropa desechada terminan en los tiraderos o en el mar. En México, cada habitante genera alrededor de 50 kilogramos de residuos textiles anualmente. Según el Inegi, 613,800 toneladas de ropa fueron desechadas en 2013, y esta tendencia sigue en aumento hasta hoy.

En su dimensión social, la moda sostenible busca terminar con el sistema de explotación de los trabajadores, el cual sustenta la industria de la confección: La mayor parte de la ropa la cosen millones de mujeres (y lamentablemente también niños) en condiciones socioeconómicas y laborales paupérrimas. En este sentido, la moda sostenible pugna por un comercio justo, una economía circular (donde nada se desaprovecha en la cadena de producción y venta), así como por un modelo empresarial que respete los derechos de sus colaboradores.

Si quieres sumarte al movimiento de moda sostenible, puedes empezar con las siguientes acciones:

Reduce la compra de ropa nueva

En nuestro blog anterior, exploramos algunas ideas para que renueves tu armario sin adquirir ropa nueva. Aquí la clave es la palabra “nueva”. Puedes cubrir tus necesidades de vestir con prendas en buen estado de segunda mano y recicladas. De tal forma, cooperas para disminuir la demanda que impulsa la sobreproducción de esta clase de mercancías. Cuida la ropa que ya tienes. No la sometas a largos ciclos de lavado ni a detergentes agresivos. Evita las compras por impulso. Siempre reutiliza, dona, alquila o intercambia ropa. Todo suma.

Reutilizar y reciclar tu ropa es una de las principales medidas para disminuir el impacto ambiental de la industria de la moda.

Elige prendas de materiales orgánicos, reciclados o alternativos

Evita comprar ropa de telas hechas con derivados del petróleo. En su lugar, prefiere prendas confeccionadas con materias primas naturales y biodegradables como algodón (si es orgánico mejor), lino, cuero vegano o fibras creadas con bambú, piña, naranja, cáñamo, algas, áloe vera y de otras fuentes vegetales que se han convertido en una alternativa a los textiles convencionales y contaminantes. Si compras ropa de fibras sintéticas, revisa que se hayan elaborado con poliéster y nailon reciclados.

Los tejidos 100 % orgánicos están libres de sustancias contaminantes y garantizan el uso racional de los recursos naturales en su producción.

Di no a la “moda rápida”

No apoyes con tu dinero a las colecciones de marcas que promueven la “moda rápida”, basada en el principio del consumo voraz “usar y tirar”, así como en la explotación máxima de recursos naturales y humanos. La ropa de este tipo suele ser muy barata, pero de baja calidad. No está pensada para que la uses más de cinco veces ni para perdurar más allá de una temporada. A veces ni más allá de un mes o, peor, ¡una semana!

La moda lenta o “slow fashion” surge como reacción al consumo rápido y desechable de prendas de vestir.

Investiga sobre el origen de tu ropa

Pregúntate quién confeccionó tu ropa, dónde se hizo, bajo qué condiciones y qué se necesitó para terminarla. Investiga el historial de tus marcas favoritas: ¿Han sido acusadas de contaminar el ecosistema de las poblaciones donde sus maquiladoras están ubicadas? ¿Incurren en explotación laboral? ¿Sus etiquetas informan al consumidor acerca de la materia prima usada en la fabricación de su ropa? ¿Cuentan con certificados como el GOTS o el OEKO-TEX 1000? ¿Apoyan el equilibrio ambiental y desarrollo social de los sitios donde trabajan? Recabar toda esa información te ayudará a tomar mejores decisiones de compra.

“¿Quién hizo mi ropa?” es el cuestionamiento busca concientizar a los consumidores respecto a la cadena de producción de la industria de la moda.

Busca marcas, diseñadores y tiendas de moda sostenible

Es momento de darle una oportunidad a esas tiendas, marcas y diseñadores que dirigen sus esfuerzos a hacer de la industria de la moda un negocio amigable con el medio ambiente y respetuoso de las personas. Sus productos son infinitamente mejores que los fabricados bajo criterios de la moda rápida: Fueron creados con procesos artesanales, tienen una excelente calidad y larga vida útil, son libres de explotación laboral, pueden reciclarse con facilidad, sus diseños son creativos, etc. Su costo es mayor, pero valen cada centavo.

En tu localidad seguramente puedes encontrar diseñadores, costureros y modistas comprometidos con la sostenibilidad de la industria. ¡Apóyalos con tu compra!

Esperamos que estos consejos te sirvan para introducirte en la práctica de la moda sostenible y te motiven a profundizar en el tema, si es que aún no te has involucrado. ¿Tienes alguna sugerencia que quieras compartirnos? ¿Cómo haces para vestir de modo más sostenible? ¿Nos cuentas en nuestro Facebook oficial? ¡Nos encantará leerte y aprender de ti!